¡Pequeños Monstruos Atrapados con Las manos En El Tarro de Galletas!

0
34

El hedor procedente del Ministerio de Salud (MOH, en inglés) esta semana apesta mucho más que el río Nuevo en Orange Walk. Es absurdo que el Ministro de Salud, por su propia admisión, necesitara 11 años en el cargo para darse cuenta de que los almacenes centrales de medicamentos están en una zona con baja altitud y necesitan estar en Belmopan. El MOH aparentemente solo ahora necesita tener su propio edificio para ser más rentable. La revelación se produjo sólo después de que todo el dinero del Petrocaribe se gastaron en tacos, paseos e incluso en fiestas del Día de las Madres. Tenemos de buena fuente que aun la hermana y las sobrinas del caballero se beneficiaron de este último. Es muy desafortunado que con 11 años como Ministro de Salud Pablo Marín siga sin idea en cuanto a los procedimientos, la política e inclusive la legislatura que gobierna las diferentes organizaciones con las que debe trabajar en el mejor interés de los beliceños.

Por ejemplo, afirma que hay $3M en fondos de reserva en el Seguro Nacional de Salud (NHI, en inglés). De acuerdo con las últimas cuentas auditadas disponibles para 2017 NHI necesita aproximadamente 1.5M por mes para operar, entonces actualmente NHI tiene dos meses de costos operativos en reserva. La Revisión Actuarial 2017 del Fondo NHI establece específicamente que lo mínimo que el NHI debe tener en esas reservas es de seis meses de costos de operación o 9M. Además, como señaló nuestro Líder del Partido, la ley no permite que las reservas del NHI se utilicen excepto para implementar cobertura adicional y para pagar los costos operativos actuales. El Ministro quizá no estaba al corriente de esto, pero es increíble que el actual Director Ejecutivo (CEO, en inglés) del MOH, que también era recientemente el presidente del NHI, no lo supiera.

El Primer Ministro alega no tener conocimiento de toda la debacle. El Ministro de Salud dice que no se entregó ninguna propuesta de proyecto al Ministerio de Finanzas y que sólo hubo indagación de manera extraoficial, pero que el Primer Ministro lo sabía. De cualquier modo, un memorándum firmado por Artemio Osorio, el Chivo expiatorio, hace referencia a una nota del Ministerio de Salud con fecha 9 de julio de 2019 que contenía la evaluación, informe y recomendación adjuntadas.

Es evidente que, de hecho, se presentó documentación y que inclusive, parecía un hecho consumado y que se dieron instrucciones finales sobre el contrato. El argumento que no se entregaron propuestas al Seguro Social (SSB, en inglés), o al Ministerio de Finanzas para la consideración del proyecto como la razón por la cual de repente sólo el Ministro de Salud parece saber acerca de sus sueños con pasteles en el cielo parece un intento desesperado de control de daños. Parece que los monstruos pilluelos de las galletas fueron atrapados con las manos en la lata de galletas una vez más.

El escenario idóneo fue creado para la ocurrencia del presente desastre y muchos otros cuando dejamos de tener un contratista general de nombre y, de hecho. Godwin Arzu incumplió al no presentar 6 informes anuales consecutivos durante todo su mandato como Contratista General. Esto fue sacado a la luz por el PUP y por lo tanto el Gobierno de Belice (GOB, en inglés) no tuvo otra alternativa que sacarlo. La oficina ha permanecido convenientemente vacante desde entonces. En su lugar, el Primer Ministro a través de la aprobación del Instrumento Estatutario #16 de 2018 publicado en el Boletín Oficial del Gobierno del 24 de marzo de 2018 modificó la ley para permitir a los contables y los CEO firmar contratos en nombre del GOB.

Tal como está ahora, los CEO tienen la autoridad para hacer contratos verbales para obras y servicios por debajo de $10,000. También pueden firmar contratos por escrito de hasta $50,000. Las licitaciones deben ser convocadas para contratos superiores a $50,000. Es este procedimiento de limitación de licitación que se utiliza para eludir los controles y equilibrios que deben existir para evitar la corrupción. De este modo, sólo se invita a las licitaciones a proveedores a los que deseen entregar los contratos. Lejos de blandir un machete, el Primer Ministro parece estar allanando el camino para facilitarle a sus pequeños monstruos operar con total impunidad. ¡Beliceños sean cautelosos y estén atentos!

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here