El Grinch que robó la Navidad

0
69

Esta semana estuvo llena de sorpresas ya que la ex administradora de la ciudad Candice Miller se le adelantó al Ayuntamiento de Belice (Citco) al solicitar y obtener una Ejecución de Sentencia catorce días después de que la Corte Suprema dictara una sentencia a su favor absolviéndola de incumplimiento grave de sus deberes. El Concejo Municipal de Belice tenía veintiún días para presentar una apelación. Este último desarrollo significa que los activos pertenecientes al Citco y por extensión a los residentes de la ciudad de Belice han sido incautados y serán vendidos para satisfacer la gigantesca deuda. La Sra. Miller ya hace tiempo que se ha pasado a pastos más verdes y fértiles… sin duda felizmente saboreando su vinito favorito  Ménage à Trois, pagado esta vez por la KHMH (hospital Karl Heusner por sus siglas en ingles), donde ahora es Gerente de Recursos Humanos y ganándose un salario anual de seis cifras por la duración de su contrato de dos años.

La selección de los artículos incautados al principio parece aleatoria y sin sentido. Sin embargo, sólo tras una inspección más minuciosa se puede comprobar que se hizo con cálculo y precisión fría a fin de lograr el mayor daño financiero, político y a las operaciones diarias del Ayuntamiento de Belice. Este movimiento está dirigido al corazón y el alma de la ciudad de Belice con la intención de acabar con la moral y la alegría ya pisoteadas de los residentes que están plagados de pobreza, desempleo y delincuencia. El consejo tuvo dificultades para localizar ese mismo equipo que había desaparecido y de la cual la misma Sra. Miller no podía dar cuentas durante su tiempo como Administradora de la Ciudad. El secuestro del árbol de Navidad de la ciudad, sin embargo, es una nueva bajeza y es un acto de malicia extrema. “Cindy Lou Who: Santa, ¿cuál es el significado de la Navidad?  La Grinch: ¡Venganza!

La Sra. Miller fue una empleada designada políticamente en el Concejo Municipal. Se encuentra a la buena razón que la vida de su contrato nunca debería haberse extendido más allá del mandato del consejo que la empleó. Como cuestión de principio, ética, razón y buen juicio, todo lo cual lamentablemente le falta, la Sra. Miller debería haber presentado su dimisión al alcalde recién elegido y haberse ido después de un período de transición mutuamente acordado. A pesar de las sentencias judiciales, como el primer ministro Barrow ha repetido a menudo “la culpa fáctica no es lo mismo que la culpa legal”. Por lo tanto, debemos considerar que cuando la Sra. Miller hizo el cheque de $6,361.00 para el pago de la parranda de pollo frito y cerveza no-autorizada de Joe Bradley en Chon Sing Restaurant, ella puede no haber sido culpable de mala gestión y abandono de sus deberes por ley, y tal vez solo de hechos. Consideremos además que un préstamo otorgado a un particular, no miembro del Concejo Municipal de Belice, se quedó sin cobrar durante más de un año, lo que equivalía a la culpabilidad fáctica de la falta de rendimiento, pero no necesariamente de culpa legal. Del mismo modo, no alertar al Alcalde y al Consejo de que era necesario presentar documentos jurídicos para evitar que el Consejo perdiera cerca de un millón de dólares no era legalmente incumplir el desempeño, y quizás solo fáctico.

El continuo abuso y corrupción ha sido desenfrenada y evidente y ninguna cantidad de legalismos puede ocultar, explicar o justificar el horror. El UDP ciertamente andan trastornados y han enviado a su Grincha para hacer el trabajo sucio de robarle la Navidad a los residentes de la ciudad de Belice. Los UDP han enviado sus saludos de Feliz Navidad muy a la Grincha-xmas bien temprano a los beliceños. Tenemos que reconocer que estos métodos son recordatorios vívidos y claros de la venganza y la arrogancia de este gobierno UDP. #dgrinchthiefxmas