Las Camas de Barrow

0
7278

La semana pasada no permite albergar esperanzas para nuestro medio ambiente que es la razón principal de nuestra floreciente industria turística. El río Nuevo en el norte sigue siendo contaminado por los desechos industriales y el Macal, alguna vez una fuente prístina de agua dulce para las Ciudades Gemelas, se ha convertido ahora en un vertedero de basura. Hay muchas reuniones, pero no hay voluntad política real ni acción para evitar que los grandes intereses monetarios maten nuestros ríos.  Por otra parte, el Comisionado de la Policía (Compol en inglés) se está preparando para hacer un gran revuelo con nuevos uniformes de gala para el alto mando de la policía. A las mentes inquisitivas les gustaría saber qué celebraran en las galas planeadas, ¿podría ser el aumento de la delincuencia, la triste tasa de condenas o quizá el aumento de la violencia de género que experimentamos actualmente? Tal vez estos uniformes se utilizarán en galas de recaudación de fondos, ya que el Departamento de Policía se ve obligado ahora a ocupar su tiempo en la recaudación de fondos para su transporte y equipos en lugar de luchar contra el crimen, la prevención y las convicciones.

GLP, la mayoría lo conoce como gas butano utilizado para cocinar y cada vez más para el transporte. Un aumento en el precio del GLP casi con seguridad desencadenará un aumento en el precio de los alimentos. En la más reciente Reunión de la Cámara de Representantes, el Primer Ministro dio a conocer su macabro plan maestro, un movimiento calculado, para golpear duramente al 43% de los beliceños que viven en la pobreza. El plan de crear una Compañía Nacional de Gas, un monopolio, del cual el gobierno de Belice (GOB, en inglés) poseerá acciones minoritarias de sólo el 25% sólo servirá para asegurar de que el pequeño grupo de inversionistas de la élite no tenga absolutamente ninguna competencia. Uno de los principios más rudimentarios de la economía es que el control absoluto de la oferta en un mercado determinado dará lugar a un monopolio que fija sus propios precios, invariablemente bastante por encima del valor medio del mercado. Los estudiantes de Economía del primer año de sexta forma pueden decirles que es la competencia lo que conduce a precios más bajos porque múltiples proveedores compiten por los consumidores al bajar los precios y ser más eficientes y eficaces en el proceso. Los monopolios sofocan la inversión y el empleo. Los monopolios sancionados y respaldados por el gobierno son malos para Belice, porque erosionan la confianza de los inversionistas extranjeros. Esto conduce a un mayor desempleo y pobreza para nuestro país, pero aún más importante conduce a una mayor disparidad de riqueza entre los beliceños.

La verdad es que este monopolio no beneficiará a nadie más que a un puñado de amigos elitistas de Barrow. Esta es una mala propuesta para la mayoría de los beliceños que luchan para sobrevivir. Ya nuestra clase media es como un pez en el río Nuevo, vientre arriba y en peligro de extinción, cuando finalmente desaparezca nuestro país se quedará con una población mayoritaria de campesinos, viviendo en extrema pobreza. El Primer Ministro y unos pocos amigos favoritos serán la élite que de hecho poseen y operan Belice.

Lo más notable en este nuevo acuerdo es que el monopolio gozará de muchas ventajas, como ninguna restricción para vender directamente al mercado minorista. Los precios no estarán sujetos al escrutinio de la comisión de utilidades públicas (PUC, en inglés) o la Oficina de Normas. La fase de construcción no generará aranceles aduaneros de importación ni impuestos sobre las ventas generales (GST, en inglés) y, lo que es más alarmante, no habrá control de cambio de divisas. La construcción de las instalaciones está sujeta únicamente al proceso de licitación del GOB, y todos sabemos cómo eso funciona. Con todo esto, el Primer Ministro ha preparado una cama de rosas para sus amigos. El Buró de Negocios de Belice (BBB, en inglés) dice que esto no es más que un “lecho de semillas para prácticas corruptas”. Nosotros decimos que al Primer Ministro le gustan sus camas y esto es otra que se une a su colección que ya contiene al famoso “hervidero (hotbed) de la corrupción”. Debemos recordar ser extremadamente cuidadosos cuando lleguen las elecciones de Belice… “de tal manera que hacemos nuestra cama, de tal manera  hemos de acostarnos en ella.”