Forrest Gump: Una Gran Caja de Bombones

0
1508

Forrest Gump debe haber estado pensando en el actual Gabinete de ministros cuando dijo: “La vida es como una caja de bombones, nunca sabes lo que vas a conseguir”. El hecho es que el Gabinete se las arregla para sorprendernos, justo cuando los beliceños pensamos que hemos tocado el punto más bajo y aquí viene otro escándalo internacional para demostrar que nos equivocamos. Olvide la mala suerte y la pésima coincidencia, Belice parece ser el imán que atrae a todos la chusma, los estafadores y todo tipo de personajes desagradables. En los últimos doce años Belice se ha convertido en la Meca para las personas que quieren disfrutar de todo tipo de actividades ilegales.

Coincidencia y mala suerte, si usted cree en ellos, tienen poco que ver con el triste estado de las cosas en Belice. La realidad es que Belice es atractiva para todo tipo de estafadores, defraudadores y otros tipos de mala reputación debido a la facilidad y rapidez con que pueden entrar en el país, y convertirse en ciudadanos y llevar a cabo sus negocios turbios. Es posible, sin mucho esfuerzo, con un poco de riqueza el ganar la atención y la amistad de los miembros del Gabinete que andan en la búsqueda de contribuciones de campaña. Se sabe que los ministros acogedores acuden a las oficinas de inmigración para empujar el papeleo para ciudadanía, los permisos de trabajo y los pasaportes e incluso firmar formularios de recomendación para amigos que apenas conocen. Dos años después de la conclusión de las investigaciones del Comité Selecto del Senado sobre el escándalo de Inmigración aún no hemos recibido un informe final del Presidente Senador Aldo Salazar que está sumamente ocupado zafándose de otro escándalo conocido como la mayor estafa inmobiliaria en la historia, Sanctuary Bay.

En lugar de presentar el informe como es su deber, el senador Salazar está demorando deliberadamente. La importancia del informe es identificar y abordar lagunas y grandes faltas en los procesos que permiten y fomenten la emisión de documentos de nacionalidad y visados a personas que no cumplan los criterios. La práctica continua de la ciudadanía con servicio rápido ha sido tan extendida que altos funcionarios de inmigración han testificado, bajo juramento en esas mismas investigaciones del Senado que influyeron en los resultados de elecciones anteriores. Aun de mayor gravedad, estos paquetes de servicio rápido todo-inclusivo para nacionalizarse beliceño no prevén ningún escrutinio ni verificación de antecedentes. Como Dianne Finnegan estará de acuerdo, la mayoría son inmigrantes centroamericanos que buscan mejores oportunidades, pero algunos son en realidad timadores perpetuando su último chanchullo en inocentones incautos.

Esperamos pacientemente hasta el final del mes con los ojos y los oídos pegados al testimonio que se dará en un tribunal en la lejana Utah. Nos preguntamos por qué debemos esperar de nuevo para escuchar en los tribunales extranjeros los crímenes e ilegalidades perpetuados en suelo beliceño y supuestamente habilitados por miembros y funcionarios en nuestros más altos cargos. Muchas preguntas vienen a la mente, principal entre ellas es ¿por qué estos criminales encuentran Belice tan atractivo? ¿Puede ser nuestra falta de transparencia, rendición de cuentas y la proliferación de corrupción desenfrenada en todos los niveles del gobierno? ¿Puede la complicidad de las autoridades en acción y omisión ser la razón por la que tantas estratagemas fraudulentas pueden ser rastreadas hasta Belice? El Primer Ministro ha prometido una vez más una rápida expulsión en caso de que un miembro de su gabinete sea nombrado como el ministro que acepto sobornos. Sin embargo, al igual que en el caso de Penner, no ha prometido ninguna consecuencia legal. El Primer Ministro ya ha nombrado al Honorable Michael Finnegan como el ministro que encamino a Lev Dermen al Ministro de Relaciones Exteriores con miras a convertirse en un diplomático representando Belice. Sólo debido a la intervención del Gobierno de los Estados Unidos se impidió esta calamidad.

El programa de prensa que puso esta semana fue mediocre y poco convincente, es dolorosamente obvio que está nervioso por el destino y el estado del UDP. Parece que el primer ministro está al final de su mandato y al final de su carrera. No tiene a nadie más que a sí mismo a quien culpar por el desastre que ha hecho, fue excesivamente laxo en poner su casa en orden, sabiendo muy bien los destrozos que sus ministros de gabinete estaban haciendo en los departamentos de tierras y en inmigración. Aun así, poniendo su legado como prioridad, lo permitió dando sólo palmaditas en las muñecas. Los demás se envalentonaron porque no hubo consecuencias reales y el resto como dicen, es historia. Así que mientras que algunos pueden creer que Belice ha sido víctima de una terrible coincidencia o simplemente suerte tonta, creemos que no. Forrest Gump famosamente dijo que “estúpido es el que hace estupideces”. Preferimos creer a Forrest.