Mensaje de Año Nuevo del Lider del Partido – Hon. John Briceño

0
353
John Briceño

Mis amigos y amigas beliceños,

Recibimos el Año Nuevo dando gracias y llenos de esperanza. De hecho, hay muchas esperanzas para el 2020, en definitiva, el 2019 no fue un año muy bueno para nuestra joven nación.

Hubo demasiada delincuencia y violencia, demasiados accidentes de tráfico, muy poca prosperidad debido a una economía en dificultades y demasiada corrupción.

Una de las responsabilidades del Gobierno es mantenernos a salvo de amenazas dentro y fuera del país. En el 2019, al igual que el resto de la década, se ha visto un grave fracaso por parte de esta Administración UDP para mantenernos seguros en casa con el aumento de la delincuencia y la violencia.

Hubo más de mil doscientos asesinatos en los últimos 12 años bajo el UDP. Sólo en el 2019 hubo más de 125 asesinatos — todavía tenemos demasiadas personas desaparecidas, más de mil crímenes graves, incluyendo invasiones en el hogar, asaltos y actos viciosos de violencia contra las mujeres, niños y, peor aún, los ancianos. Hubo también un completo fracaso para abordar seriamente los delitos relacionados con las drogas con un número sin precedentes de aterrizajes de aviones de narcotraficantes. Tenemos información creíble que confirma que estos aterrizajes ilegales están siendo facilitados por la corrupción en el más alto nivel del Gobierno de la UDP.

Nunca olvidaremos esos crímenes corporativos como el escándalo que fue Sanctuary Bay que resultó en el cierre de Atlantic International Bank y la declaración de la Comisión Federal de Comercio de Los Estados Unidos de que este fue el mayor escándalo de bienes raíces en la historia de la Comisión. Sanctuary Bay es sólo uno de los muchos escándalos del legado de esta década UDP. Se suma a esa larga lista de escándalos como las actividades criminales en Inmigración dirigidas por Penner y tantos ministros del gabinete UDP. El pueblo beliceño todavía está a la espera del informe del senador Aldo Salazar, el presidente del Comité Selecto del Senado que investigó este escándalo.

Hubo un escándalo en el departamento de aviación civil que involucró al ministro Castro; todavía están pendientes por investigar 70 millones de dólares en pagos por la adquisición de tierras durante el mandato de Gaspar Vega; el chanchullo de $400,000 de la recompra de tierra de Andre Vega y, por supuesto, la conexión entre los miembros del Gabinete UDP y aquellos encontrados culpables de decapitar al pastor Lucas. No podemos olvidar a la madre de todos los escándalos, los 557 millones de dólares obscenos que el Sr. Barrow aceptó pagar por BTL en secreto.

Bajo el UDP, se despilfarró casi medio billón de dólares de fondos de Petrocaribe, sin auditoría. Y, hace unas semanas nos enteramos de los llamados 100 millones de dólares “desajustados”, fondos gastados por el gobierno en un año que no pueden contabilizar.

Estos son sólo algunos de los crímenes y escándalos que sacudió a nuestra nación la última década bajo el UDP. Ninguna de estas cosas sucedió de la noche a la mañana; son el resultado directo de una década de arrogancia, corrupción, mala gestión, incompetencia y la carencia de cualquier plan por parte de esta Administración Barrow.

Después de más de una década de gobierno UDP nuestra nación es más pobre, nuestra economía es más frágil y nuestro desarrollo está estancado. Hoy nuestra economía está una vez más en recesión y nuestro otrora fuerte sector agrícola está en problemas.

Después de una década de la UDP, la industria de los cítricos está en crisis, la industria azucarera está luchando, la industria acuícola está prácticamente perdida y ahora el turismo está saliendo de uno de sus peores años en la historia reciente. Ya la industria de la papaya se ha ido, la zona franca de Corozal es una sombra de sí misma y demasiados de nuestros jóvenes han tenido que recorrer muchos kilómetros cada día sólo para encontrar trabajo. El turismo ha visto el nuevo fenómeno del sargazo, un nuevo desafío provocado en parte por el cambio climático. Esto, junto con la creciente sequía, ha causado pérdidas masivas sin soluciones planificadas por parte del gobierno.

Y el sector de servicios financieros ha estado bajo ataque constante por parte de las grandes potencias en Europa y América del Norte y es tan frágil que puede derrumbarse en cualquier momento. Si a esto le añadimos el problema actual de la reducción de riesgos de nuestro sistema bancario, todos los servicios financieros de nuestra nación siguen siendo precarios. Este es el historial de Dean Barrow y el UDP.

Los beliceños se vieron obligados a pagar miles de millones en impuestos; miles de millones más fueron prestados, pero demasiado pasó a los bolsillos de los compinches políticos en acuerdos corruptos y se gastaron en contratos inflados para carreteras mal pavimentadas e infraestructuras sobrevaloradas. Para nombrar algunos: el centro cívico de 42 millones de dólares, el proyecto de rehabilitación de Faber’s Road de ocho millones de dólares, el desperdicio de millones en el todavía desmoronado Lake Independence Boulevard. Y aún por venir está la finalización de la carretera de enlace innecesaria del aeropuerto, la sobrevalorada carretera de 183 millones de dólares Caracol Road que va a ninguna parte, y el contrato altamente cuestionable de la Coastal Road, otro contrato dado a un miembro de la familia Vega, Imer Hernández.

Este es su legado, uno de oportunidades perdidas, corrupción obscena, incompetencia y carencia de visión. Pero 2020 representa una nueva y emocionante oportunidad para todos nosotros. Este año se presentará una oportunidad especial para entrar en esta nueva década trazando un nuevo curso.

Nosotros en el PUP hemos estado trabajando duro en nuestros planes para crear el clima propicio para nuevos y buenos empleos para nuestra gente, especialmente nuestros jóvenes. Creemos sinceramente que si más de nosotros estamos trabajando habrá una prosperidad más compartida que significa menos crimen. Estamos trabajando en planes para hacer que el gobierno sea más productivo y menos derrochador y haremos que la educación sea más relevante y, al mismo tiempo, haremos mejor para mantenernos saludables mediante el despliegue de NHI en todo el país.

Porque creemos que la seguridad ciudadana es algo más que luchar contra la delincuencia, nuestro plan para la seguridad pública será integral, involucrando no sólo a la policía, sino a comunidades enteras trabajando juntas para mantener a todos nuestros hijos en la escuela y trabajando juntos para ayudar a las familias a tener más en cuenta el paradero de sus hijos. También queremos una policía inteligente menos brutal y más centrada en la prevención de la delincuencia y reforzaremos nuestra división de enjuiciamiento para garantizar que quienes cometen delitos sean condenados.

Todos serán llamados a unirse a este gran esfuerzo nacional para hacer nuestras comunidades más seguras y ganaremos el día y haremos que Belice vuelva a estar a salvo. Si vamos a entrar en la segunda década de este milenio, con un serio compromiso para hacer de nuestro país un mejor; entonces debemos trabajar juntos.

Es por eso por lo que seguimos consultando regularmente con organizaciones civiles, religiosas y los interlocutores sociales para compartir nuestras ideas y escuchar sugerencias sobre cómo podemos hacer que el gobierno sea más eficiente y eficaz, para ayudar a nuestra gente pobre asegurando que comencemos con un salario mínimo de cinco dólares.

Para aliviar al sector productivo sobre endeudado no sólo con quitarse de en medio sino ayudándoles a modernizarse y a crear financiamiento para la agricultura que ayudaría especialmente a nuestros pequeños agricultores a producir para nuestra nación. Estoy convencido de que juntos podemos hacer todas estas cosas. Sí, podemos hacer crecer la economía de Belice hasta un punto en el que puede alcanzar un crecimiento anual del 5 por ciento. Podemos proporcionar una atención médica adecuada para todos; podemos dar a nuestros hijos una educación adecuada y podemos hacer que la vivienda asequible esté disponible.

Para nosotros en el PUP nuestras prioridades nacionales siguen siendo sobre la gente, no sobre las rotondas. Vemos una nación donde las familias pueden prosperar, donde todos tienen un techo adecuado sobre sus cabezas. Donde todos nuestros hijos pueden ir a buenas escuelas y recibir educación relevante y de calidad y donde nuestra gente pueda vivir estilos de vida saludables, que los verán contentos en su época dorada. Donde nuestros jóvenes pueden convertir una idea en realidad y donde nuestros programas sociales y económicos aseguran que cada año, saquemos a miles de beliceños de la pobreza y llevarlos a la prosperidad.

Empecé diciendo que recibimos el nuevo año con agradecimiento y esperanza. Para mí significa darle las gracias a Belice, por escuchar nuestro mensaje y por votar por nosotros en las Elecciones del Consejo de La Aldea.

No los defraudaremos y esperamos que este año electoral de 2020 sea el año en que usted haya elegido al Partido Unido del Pueblo para llevar a esta nación a una década de paz y prosperidad.

Mirando hacia el 2020, parafraseo a Eric Thomas: “Este no puede ser el año de hablar. De desear. De querer. Este tiene que ser el año de, ¡lo logramos!” –

De parte de todos nosotros en el Partido Popular Unido: ¡Feliz  y Prospero Año Nuevo!