Rumias del Retrovisor

0
248

A principios del año, los beliceños de todas partes se toman el tiempo para reflexionar. Los logros y los fracasos del pasado se recuentan cuidadosamente y se hacen nuevos planes y resoluciones para el Año Nuevo. Este año en particular es especial porque también marca el comienzo de una nueva década y específicamente para Belice, ya que es un año electoral, una oportunidad para que el electorado marque el inicio de un cambio muy necesario.

El UDP que ha estado al frente de Belice durante más de una década, ya no puede desviar la responsabilidad de sus políticas mal concebidas ni los resultados lamentables derivados de la ejecución torpe de sus deberes. La última década será recordada por la intensificación de la crueldad y la frecuencia de los crímenes violentos. En particular, que las mujeres y los niños se han convertido en los principales objetivos de estos ataques crueles y despiadados.

El Primer Ministro alardea con las políticas económicas abiertas y mercado libre de su administración. El establecimiento de un monopolio de GLP y un piso sobre el precio de la mercancía más básica no debe a él, parecerle en completa contradicción con estos elevados ideales. Las reclamaciones de inversión en capital humano pasan desapercibidas en un país con importaciones anuales superiores a 5 millones de ramen porque el salario mínimo actual ya no representa un salario digno. Estas afirmaciones son una burla porque los trabajadores beliceños no han tenido un aumento en el salario mínimo en la última década y tampoco están protegidos por la legislatura de la SST porque este Gobierno UDP no se preocupa por el capital humano de este país.

El UDP no tiene interés en el capital humano, están centrados en la infraestructura, porque es donde realmente han invertido. Han gastado 1.500 billones en proyectos, y estos iban a ser el motor para impulsar la economía. Contrariamente a lo que afirma el Primer Ministro, el último trimestre experimentó un aumento del desempleo del siete al doce por ciento; además, debido a que hemos registrado una contracción del PIB en los dos últimos trimestres, estamos firmemente en medio de una recesión. Este gobierno UDP es un enigma, estando cortos de dinero en efectivo han recurrido a gravar los tacos del ciudadano pobre mientras que en el mismo aliento han proporcionado $90M en exenciones fiscales para los ricos y luego se dio la vuelta y pidió prestado 90M, que la clase trabajadora pobre beliceña que comen los tacos pagarán con intereses.

Nuestro sistema de salud pública está en ruinas, la última década fue testigo de algunas de las debacles más inaceptables. Nunca debemos olvidar la muerte de los trece bebés en el KHMH ni cómo los roedores infestaron las incubadoras del Hospital Regional del Oeste mordiendo los dedos de un recién nacido prematuro. Todavía hay problemas importantes para que los beliceños accedan a la diálisis, la detección y el tratamiento del cáncer. Recientemente, hubo escasez de medicamentos en el sistema de salud pública que causaron seria preocupación a los beliceños que padecen enfermedades crónicas. El Ministro de Salud, mientras tanto, parece haber superado por completo la vergüenza de todo y trata a cambio de combatir todas las carencias de su ministerio festejando en el Año Nuevo con mucho baile vigoroso y fuegos artificiales extravagantes.

SEGÚN el presidente Bukele de El Salvador, “hay suficiente dinero cuando nadie roba”. ¿Es entonces de extrañar por qué nunca parece haber suficiente dinero en Belice? Bueno, al menos no para las cosas que realmente importan ni serían de beneficio para el beliceño normal y promedio. La infraestructura de la cual el PM es tan aficionado a jactarse es deficiente y los contratos hinchados. Cualquier semblanza de objetividad, propiedad o democracia en el proceso de licitación, de hecho, fue perdida hace mucho tiempo. Ya hace años desde la última vez que tuvimos un contratista general y el contratista favorito de la UDP, también el sobrino favorito de Gapi, se ha hecho multimillonario y con creces.

Sin embargo, el Primer Ministro habla en voz alta de su gobierno democrático, aparentemente muy selectivo en sus recuerdos y negándose a recordar las leyes muy antidemocráticas que promulgó específicamente en referencia a los fondos que gastó sin la autoridad y el conocimiento de la Cámara de Representantes. El “desajuste” en su contabilidad del dinero del pueblo, y la falta de documentación en relación con el dinero gastado. La última década ha sido buena… pero en general sólo para unos pocos muy selectos. Ha sido excelente para las Vegas que se han hecho con miles de acres de tierra, cientos de miles de dólares pagados de los impuestos de los campesinos y no beliceños normales. El Honorable Gapi incluso parece estar haciendo un regreso inesperado a la política electoral.

Dado el hecho que la agenda del senador Salazar está repleta con el Escándalo de la Sanctuary Bay, que llevó al cierre de Atlantic International, nos han hecho esperar años para el informe del Comité Selecto del Senado sobre el Escándalo de Inmigración. El Sr. Penner está ahora considerando el retorno porque está seguro de que el informe sufrirá el mismo destino que el Escrito de Mandamus. Los Castros y los Hulses también han vivido en grandeza y a la vez llevando una vida encantadora repleta de impunidad y prerrogativas. La “primera familia” se ha llevado la parte del león, por cierto. Millones de dólares han sido despilfarrados en honorarios legales pagados a los miembros de la familia Barrow. La colocación preferencial como presidentes de juntas, comités y colocación en altos cargos ejecutivos han sido la norma. En su senectud, y con el allanamiento de su materia gris, el primer ministro ya no puede discernir donde uno termina y el otro comienza, y por tanto el Gobierno de Belice se ha hecho un negocio de familia bien redondeado.

El Año Nuevo trae consigo nuevas oportunidades de cambio y la promesa que, a pesar de las condiciones actuales, a través del trabajo duro, la perseverancia y el espíritu indomable de Belice no sólo prevaleceremos, ¡sino que prosperaremos!