EL PUP SIEMPRE SE PREOCUPA POR LOS POBRES

0
3112

A nuestros lectores les interesaría saber que durante siete de los últimos ocho meses el lado sur de la ciudad de Belice ha permanecido en estado de emergencia (SOE por sus siglas en ingles).  Esto significa que se han suprimido los derechos y libertades de esos ciudadanos,  debido a la incapacidad de las autoridades para frenar el crimen.  Este último SOE ha sido introducido como castigo por dos asesinatos recientes.  En el mismo período de tiempo ha habido asesinatos, tanto en el norte como en el sur del país, pero no han provocado un SOE similar en esas zonas.  Hemos escuchado a nuestro Comisionado de Policía llamar a los jóvenes problemáticos “pequeños monstruos” y culpar a los padres por la falta de disciplina en sus hijos.  Tiene un gran parecido a la falta de disciplina en el Departamento de Policía, donde a los reincidentes se les permite seguir sirviendo con un simple tirón de orejas y poca o ninguna acción administrativa.  En el transcurso del tiempo hemos sido testigos de muchos casos en los que el Departamento de Policía que debería “trabajar en colaboración con la comunidad para un Belice mejor”, en realidad infringe con creciente violencia e impunidad los derechos humanos y básicos de aquellos a quienes deberían servir y proteger.

Nos preguntamos entonces si de hecho el Southside sufre un caso grave y crónico de perfil racial y social.  Han sido los más afectados por las dificultades económicas de la pandemia COVID-19.  Los fondos del NHI se han reducido drásticamente, por lo que los servicios se han limitado para aquellos que menos pueden pagarlo, en el lado sur.  La asistencia educativa para los niños que pasan de la escuela primaria a la secundaria se ha reducido en un tercio, afectando de nuevo a los estudiantes que más la necesitan.  No se ha hecho ningún esfuerzo para atraer a la zona industrias que proporcionen empleo estable y permanente a los residentes de Southside.  Tampoco ha habido ningún programa que ofrezca capacitación técnica certificada para los trabajos disponibles actualmente en el mercado laboral.

Hace unos días el Representante de Pickstock, después de doce años y medio, tuvo un ataque de conciencia.  Admitió que su gobierno no había hecho nada para aliviar la situación de la gente de Southside, que incluye a la gente de Pickstock.  Nos gustaría recordarle al honorable miembro que se sentó en el gabinete durante estos doce largos años y no hizo nada por Pickstock más que rascarse la … ahm, barba.  Sin embargo, como miembro del gabinete, tiene la responsabilidad colectiva de todo lo que hicieron y más aún, de todo lo que no hicieron.

Durante años el PUP ha clamado por reformas que nos acerquen a la justicia social.  Esas reformas incluyen los enfoques de las comunidades en riesgo como el Southside y también las reformas y un mejor equipamiento del Departamento de Policía que devolvería la confianza a un departamento que no tiene la confianza del público porque está plagado de corrupción, encubrimientos e impunidad.  Aunque su momento de claridad llegó un poco tarde, la declaración del Ministro Elrington fue una confirmación condenatoria del UDP. “Tiene que ser un fracaso, Sra. Presidenta, por parte del gobierno… es nuestra responsabilidad asegurarnos de que esos niños estén bien cuidados y atendidos”.

Esta es la primera vez que estamos de acuerdo con el representante de Pickstock.  Él y el UDP han sido un fracaso especialmente para los pobres y marginados de la vieja capital.  El gobierno le ha fallado a la gente del Southside, y ahora están siendo castigados simplemente por el área geográfica donde residen.  Esta semana la presentadora de un programa de entrevistas en Hablemos en el Oeste lo resumió mejor.  Marissa Alamilla dijo: “¡Los PUP siempre cuidan de los pobres!”  Con iniciativas centradas en la gente, como el aumento del salario mínimo para que esté a la par del salario mínimo vital, el dinero se destinará específicamente a los beliceños que más lo necesitan.

El UDP da exenciones fiscales a los terratenientes ricos, no olvidemos los 90 millones en impuestos sobre los terrenos que fueron perdonados por el UDP.  Casi inmediatamente se recibió un préstamo por la misma cantidad, por un lado la condonación de la deuda a los ricos terratenientes y luego un préstamo de 90M que todos debemos pagar a través de los impuestos.  El PUP cree en la justicia social, es uno de los principios fundadores del partido.  La pobreza, la injusticia, la corrupción, la impunidad no tiene lugar en nuestra sociedad.  ¡¡Debemos trabajar todos juntos para construir un Belice que funcione para todos!! ¡#planBelize Everybody fi Win…Todos Ganamos!