Sigue al líder

0
35

“El techo, el techo, el techo está en llamas.  Sigue al líder, líder, líder sigue al líder”. Los Soca Boys deben ser adivinos para haber predicho las lamentables circunstancias del UDP y su desafortunado mandamás antes de las elecciones generales.  Desde nuestro último editorial, ha habido nuevos e interesantes desarrollos.  El líder electo, de hecho, ha estado en las noticias una vez más avivando las llamas de la controversia.  Esta vez sobre el nombre de una prescolar en honor a su querida madre.  No hay duda de los años de servicio que la Sra. Betty ha dado.  La cuestión es si eso es suficiente para merecer el nombre de una escuela en su honor, dado que hay tantos educadores con iguales años de servicio.  La Sra. Betty, por toda su trayectoria como defensora de la educación temprana y maestra, según lo que cuenta su querido hijo Patrick, sólo tiene una licencia temporal de maestra.  Todos los demás maestros han sido presionados para que cumplan todos los requisitos para obtener licencias permanentes o corren el riesgo de perder su puesto.  ¿Cómo es entonces que ella sigue teniendo sólo una licencia temporal?

El asunto entonces no es que la Sra. Betty no deba tener una escuela con su nombre.  Más bien el problema es que el Ministro de Educación eligió a su madre entre los muchos educadores que tienen una licencia permanente que tienen carreras igualmente largas y que también han contribuido quizás de manera más significativa a la profesión de la enseñanza.  Para decirlo más claramente, el problema no es la Sra. Betty, el problema es su hijo que es claramente nepotista y despótico.  También ha nombrado un estadio de fútbol en honor a su difunto hermano Andrew que sólo era conocido como un recién llegado a la política y no era activo en los deportes.

Ciertamente ha habido muchos políticos, atletas y educadores que han contribuido significativamente a la sociedad beliceña pero les faltaba quizás la cualidad más importante… un vínculo familiar con el Ministro Faber.  En cualquier organización, el líder establece el estilo, el tono y el ritmo.  El ministro Faber hace tiempo que nos ha mostrado de qué está hecho.  Tiene un don para desafiar a la autoridad, una marcada tendencia misógina, una predisposición a la victimización, un gusto por el nepotismo y cambios de humor violentos.  En palabras de uno de los partidarios de su partido “un cachorro enfermo”.  No es extraño entonces que varios de los candidatos de la candidatura del UDP, al igual que su líder, hayan sido violentos con sus compañeras sentimentales.  Algunos de los casos han sido denunciados a la policía e incluso han llegado a la prensa, más tarde debido a la presión pública estos informes han sido retirados, las víctimas de abusos domésticos estando demasiado intimidadas para presentar cargos.  La ex esposa del ministro Faber se vio obligada, por su propia seguridad, a abandonar el país en esas circunstancias, después de que su automóvil fuera objeto de actos de vandalismo y las ventanas se rompieran con un bloque de cemento.  El escándalo más reciente que ha salido del campo del UDP es que el abanderado Shyne había vuelto a meter la pata. Cómo era de esperarse, el informe policial fue retirado por la víctima en medio de cuentos de hadas sobre la nueva felicidad conyugal encontrada.  El modus operandi es el mismo y no es probable que cambie porque hasta ahora ha tenido éxito.

Las cualidades del nuevo líder se magnificarán y se reflejarán en todo su partido.  Sólo podemos esperar que la victimización, el nepotismo, la corrupción, las acciones violentas misóginas continuarán sin disminuir porque todos cantan y bailan con la melodía de “sigue al líder”.  El techo del UDP está en llamas y su casa rodante cae en cenizas a su alrededor, no podemos permitir que esto continúe por más tiempo.  El 11 de noviembre voten por BLU.