¡Igual que los tres monitos!

0
901

Han pasado exactamente 16 días desde las elecciones generales.  Dieciséis días desde que la buena gente de Belice salió y le dio su mandato al PUP.  El verdadero estado de los asuntos de nuestro país está saliendo lentamente a la luz.  La situación es peor de lo que habíamos imaginado, a todos los efectos el país se había dejado en piloto automático.  En los días y meses de su mayor necesidad, Belice, andaba sin dirección a la costa de ese grupo de descarriados.  No había ningún plan de contención ni de contingencia para la pandemia de Covid-19.  Todo el Ministerio de Salud y Bienestar parecía estar inventándose sobre la marcha por falta de liderazgo.  El Ministro de Salud y Bienestar Chebat vino a restaurar el orden y en la semana pasada, junto con su equipo, preparó y trazó un camino a seguir.

El toque de queda para los próximos 21 días para contener la propagación y otras medidas que priorizarán las pruebas y las llevarán a los puntos críticos conocidos es sólo el comienzo.  Se harán arreglos para los afectados que no puedan ser aislados en casa y paquetes de atención para todos los que den positivo en las pruebas del virus.  Esto los animará a quedarse en casa y cumplir con las órdenes de cuarentena.  Además, más personal para probar, rastrear y tratar a los afectados será la primera orden del día.  Los trabajadores de primera línea también serán asistidos con cuartos para aislarse y todo el equipo necesario y apoyar sus esfuerzos.  Se lanzará una campaña agresiva contra la propagación del virus.  El Ministerio de Salud y Bienestar requerirá que tanto el sector privado como el público tengan a sus empleados trabajando desde sus casas cuando sea posible y en turnos rotativos cuando sea necesario.

Es refrescante escuchar de primera mano del propio Ministro de Salud y Bienestar el plan para combatir la pandemia.  Su liderazgo nos reconforta al saber que tenemos a alguien que es competente, articulado y que hará el trabajo.  Parece que la nueva y fresca brisa BLU ha levantado la niebla del BMDA, y finalmente hemos escuchado de ellos en relación con la actual crisis de salud.  Ciertamente podemos estar de acuerdo en que el momento de despedir a los profesionales de la salud definitivamente no es durante una pandemia mundial. Sin embargo, durante los últimos trece años la única vez que hemos tenido alguna evidencia de la existencia de este grupo fue para proteger a sus propios miembros de ser victimizados o despedidos.  El BMDA afirma que también velan por los intereses del público en general en lo que respecta a las cuestiones de salud, aunque no hemos visto ninguna prueba real de ello.

Anteriormente habíamos llamado al BMDA por su inacción y silencio en muchas cuestiones que afectaban al sistema de salud pública.  Permanecieron callados y mansos.  ¿Dónde estaba la indignación de la BMDA cuando las ratas que infestaron los hospitales masticaron el dedo del pie de un recién nacido?  ¿Dónde estaba la indignación cuando los trece bebés sucumbieron en la unidad neonatal del KHMH?  El techo se derrumbó en el KHMH y el área de emergencia fue invadida por mapaches.  El BMDA no vio el mal, no escuchó el mal ni definitivamente habló en contra del mal.  Es bueno que finalmente hayan decidido unirse a la lucha contra el enemigo común, y unirse al nuevo Ministro de Salud mientras avanza con su plan.  Es nuestra más sincera esperanza que ahora el BMDA colabore plenamente y en serio para el beneficio de todos los beliceños.  El Honorable Michel Chebat y su equipo han tenido un gran comienzo, todos sus éxitos son para nuestro beneficio y por eso les deseamos buena suerte.