Mensaje del Año Nuevo del Primer Ministro John Briceño

0
3013

Compatriotas Beliceños

Muy pronto, 2020 terminará y daremos la bienvenida al llegada del 2021. Como nación, miraremos hacia atrás al año pasado con una mezcla de sentimientos. Y con toda la razón.

Fue un año de inundaciones sin precedentes asociadas a los huracanes Nana, Eta e Iota que causaron más de 100 millones de dólares en daños a la economía de Belice. La gente perdió sus propiedades, los agricultores perdieron sus cosechas y su ganado, y la infraestructura pública quedó gravemente dañada. Por si esto no fuera suficiente, experimentamos una sequía que afectó la producción y los agricultores volvieron a perder.

La pandemia de COVID-19 casi paralizó nuestra economía. 233 beliceños perdieron la vida y más de 10.000 dieron positivo. Alrededor de 40.000 personas perdieron sus trabajos y los negocios cerraron como resultado de las medidas impuestas para combatir el virus.

El COVID-19 cambió dramáticamente la forma en la que trabajamos, la forma en la que vivimos y el mundo que conocemos.

Pero el año 2020 no fue tan malo. Cientos de beliceños, junto con colaboradores cubanos, se enfrentaron al virus y proporcionaron cuidados y control mientras implementábamos medidas para frenar su propagación. Estos trabajadores de primera línea son nuestros héroes.

Debido al bloqueo y otras restricciones, se crearon muchas nuevas micro, pequeñas y medianas empresas. Se dejó ver la creatividad beliceña y un espíritu empresarial hasta entonces oculto. Ahora tenemos más empresas beliceñas.

Como resultado del cierre de las fronteras, nos convertimos en turistas en nuestro propio país en número récord. Redescubrimos la exótica belleza de esta nuestra tierra y la cálida hospitalidad de nuestra gente.

El 11 de noviembre de 2020, los votantes fueron a las urnas, desafiaron el virus COVID-19 y eligieron un nuevo gobierno del PUP con una mayoría abrumadora. El electorado apoyó las propuestas de nuestro PLAN BELICE – recibimos el 59% del voto popular. Sin duda, mi gobierno tiene un fuerte mandato para el cambio.

El 2020 fue realmente un año de cambios. Cambio porque Belice necesitaba cambiar lo que era, y porque los beliceños quieren un futuro diferente.

Cuando asumimos el cargo, encontramos la tesorería vacía. La administración anterior pedía prestado un millón de dólares por día para cubrir los gastos. Imagínese, tenían que pedir prestado cada mes para pagar la nómina. Esa es la bancarrota, pura y simplemente.

En agosto pasado, la Administración Barrow no pagó los 13 millones de dólares del súper bond cuando se venció. En su lugar, añadieron esta cantidad al capital, aumentando así la deuda externa de Belice y aplazando lo inevitable. Las agencias calificadoras volvieron a bajar la calificación de Belice. Lo importante es que, debido a la mala gestión de la Administración Barrow, no pudieron hacer el pago y Belice quedó financieramente avergonzado en el escenario mundial.

¡¡Como resultado de COVID-19, la Administración Barrow presto Millones de dólares en 2020!! La economía de Belice se había contraído antes de que COVID-19 nos afectara. La situación empeoró el segundo, tercero y cuarto trimestre y estimamos que la economía de Belice se reducirá en un 15% en 2020. El déficit fiscal general se estima ahora en 500 millones de dólares o el 12% del PIB. Y nuestra deuda con el PIB aumentará al 133%. El estándar aceptable es el 60%.

Mientras que los economistas, que analizan y siguen estas estadísticas, se alarmarán por estas cifras, estas cuentan una simple historia para todos – ¡Belice está en quiebra!

Creemos que los beliceños tienen derecho a saber porque las cosas van tan malas. Merecemos saber cómo llegamos a este lamentable estado.

Debido a la mala gestión y la corrupción del UDP, se nos pedirá que hagamos grandes sacrificios en 2021 mientras buscamos enderezar el barco de la nación. Pero antes de que podamos pedir a los beliceños en conciencia que lo hagan, aquellos que nos llevaron a este punto deben rendir cuentas

En los días y semanas venideros, mi Gobierno revelará al pueblo de Belice el alcance de los robos, la delincuencia y la corrupción perpetradas por la Administración Barrow.

Tierras valiosas están ahora en manos de los compinches del UDP, regaladas por una miseria. Contratos valorados en cientos de millones de dólares fueron otorgados a contratistas favoritos que no pagaron millones en impuestos y honorarios. Las empresas estatales compraron propiedades a precios excesivos, dejando a las instituciones cargadas con millones en deudas sin ningún propósito legítimo. Las empresas privadas firmaron contratos en el período previo a las elecciones y ahora están exigiendo pagos masivos para que se liberen de los contratos. Se exigió a los funcionarios públicos que utilizaran el equipo y el combustible del gobierno para construir carreteras en la propiedad privada y para limpiar ranchos masivos. El robo y la corrupción fueron generalizadas y sin precedentes.

Esto no se puede, no se debe ni se permitirá que se olvide. Habrá investigaciones y se presentarán cargos criminales justificados. Cuando proceda, se iniciarán acciones civiles de recuperación ante los tribunales. No habrá vacas sagradas.

Es contra esa miserable realidad que debemos enfrentar el 2021. El Año Nuevo nos presenta obstáculos casi insuperables. Los desafíos que se avecinan son difíciles. Las opciones que enfrentaremos también son difíciles.

Para suprimir la propagación de COVID-19, hemos creado el Grupo especial de Trabajo COVID-19. Este grupo de trabajo será guiado por la ciencia y tiene el mandato de recomendar las medidas necesarias para protegernos a todos. Estamos comprometidos con países amigos y otros que buscan traer la vacuna a Belice tan pronto como sea razonablemente posible. Para recuperarnos mejor debemos derrotar a la ‘Rona’.

He nombrado al Equipo Asesor de Recuperación Económica, que está compuesto por una muestra representativa de la comunidad, para que haga recomendaciones al Gobierno sobre el restablecimiento del crecimiento económico, la creación de empleo y la atracción de inversiones. Esto está en consonancia con nuestro compromiso de PLAN BELICE de gobernar de manera consultiva.

Hemos estado revisando cuidadosamente la posición financiera del Gobierno. Es frágil e insostenible. Está claro que para devolver a Belice a un camino de sostenibilidad se requerirán grandes cambios en 2021. Estamos preparando un plan que en breve compartiremos con los interesados. Tenemos la intención de realizar amplias consultas con miras a acordar un conjunto de medidas necesarias para dar un giro a las cosas. ¡Nos recuperaremos mucho mejor!

La semana que viene presentaremos un presupuesto suplementario en la Cámara de Representantes para el último trimestre del año fiscal. Presentaremos estimaciones revisadas de ingresos y gastos para el último trimestre de este año tan inusual. No propondremos ninguna nueva medida de ingresos.

También presentaremos proyectos de ley a la Cámara que inicien nuestra agenda de reformas. Estos proyectos de ley serán presentados y remitidos a los comités para dar a las personas interesadas la oportunidad de consultar y ofrecer comentarios sobre nuestras propuestas.

En un esfuerzo para estimular más actividad económica y asegurar de que los empleados tengan más ingresos disponibles y los empleadores más finanzas para operar, hemos consultado con el Actuario de la Junta de la Seguridad Social, quien nos ha aconsejado que podemos aplazar el incremento doble del límite máximo y de la tasa de contribución previsto para comenzar en enero de 2021. Fue más allá al afirmar “que el incremento doble tendría un impacto perjudicial en el empleo”. También informó de que “un informe actuarial actualizado enviado a la Junta de Seguridad Social hace varias semanas afirma que el impacto del Covid 19 en la situación actuarial de la Junta ha sido menor de lo previsto”.

Por lo tanto, como Primer Ministro y Ministro responsable de la Seguridad Social junto con el Gabinete, y actuando con el asesoramiento actuarial, decidimos posponer la aplicación del último tramo de enmiendas legales, sujeto a una evaluación de las tendencias actuariales en 2021.

El Papa Juan Pablo II dijo: “El futuro comienza hoy, no mañana”. Esto es cierto. Los desafíos del futuro nos llaman a actuar hoy.

Cuando se le pone a prueba, los beliceños responden. Como pueblo, siempre hemos enfrentado nuestros desafíos con la seguridad de que tendremos éxito. Es la indomable resolución beliceña que nos une, el espíritu de nuestros antepasados que nos da energía, y nuestra esperanza y visión de una vida mejor lo que nos inspira a superarlo.

No sabemos lo que nos depara el año que tenemos por delante. Ese es el orden de la naturaleza. Pero nuestra fe inquebrantable en nuestro Creador nos da confianza. La Biblia enseña que “… la fe es la seguridad de las cosas que se esperan, la convicción de las cosas que no se ven“.

Traigamos el 2021 a salvo. Cumplamos los protocolos y tratemos de minimizar la propagación del COVID-19.

A todos y cada uno, de parte de mi familia y mía, les ofrezco salud, felicidad y las bendiciones de Dios para el 2021.